Se Llamaba Nokhupila Kumalo

Nokhupila Kumalo

El cartel sostenido por un activista con máscara blanca, afuera de los edificios de la Galería Nacional de Arte Sudafricano Iziko dice:

Mi nombre es Nokuphila Kumalo. Yo tenía 23 años y era trabajadora sexual. Me encontraron golpeada hasta la muerte en distrito de Woodstock. Mi asesino es el muy reconocido artista Zwelethu Mthethwa

Mthethwa, pintor y fotógrafo reconocido internacionalmente, luego de un largo proceso fue declarado este 17 de marzo culpable del asesinato de la joven Kumalo.

El feminicidio de Nokuphila fue producto de la masculinidad tóxica y de la autoridad onmipotente que esta narrativa y construcción biopolítica otorga a algunos sobre los cuerpos y las vidas de las mujeres. El resultado de la normalización de la sinrazón.

El pasado 11 de febrero, Eva Kumalo colocó rosas rosadas y blancas en el pavimento de Ravenscraig Road en Ciudad del Cabo, justo debajo de la cámara de seguridad donde su hija, Nokuphila Kumalo, fue golpeada hasta morir hace tres años.

Era el cumpleaños de Nokuphila y ella habría cumplido 26 años.

Gulam Petersen, que trabajó en las calles de Woodstock con Nokuphila, dijo a la corte que reconoció a Mthethwa.

Ella dijo que Nokuphila vivía en Woodstock en una choza con otras dos chicas.

“Para mí, siempre fue una persona amistosa. Hablabamos de cosas íntimas, clientes y así sucesivamente. Nos reímos mucho para mantener la noche en marcha “, dijo Petersen.

Nokuphila asistió a la Escuela Primaria Intshinga en Gugulethu – un distrito de los suburbios pobres de Ciudad del Cabo-  mientras su madre trabajaba como asadora en un comedor para pagar los honorarios.

Pero Nokuphila nunca terminó sus estudios.

Después de mudarse a Woodstock, visitó frecuentemente a Eva en Gugulethu con paquetes de comestibles y dinero. Nunca le dijo a su madre cómo pagaba los paquetes, ni dónde había conseguido el dinero.

Irónicamente, las fotos del cuerpo roto y sin vida de Nokuphila mostrado en la corte son el único registro de su vida.

Mthethwa, que ha expuesto en el Museo de Arte Moderno de Nueva York y el Centro Pompidou en París, se declaró muchas veces no culpable. Vive en Vredehoek, una zona muy elegante y exclusiva en el centro de la ciudad en las laderas de Table Mountain. Durante el juicio, no se encontraron síntomas de enfermedad mental o locura temporal en Zwelethu. Ni siquiera arrepentimiento.

¿Qué le hizo salir de su muy lujoso coche esa noche y golpear a esta joven hasta la muerte? El odio profundo hacia las mujeres.

SWEAT, organización de Derechos Humanos que trabaja por la decriminalización del comercio sexual y se hizo parte en el juicio por el asesinato de Nokuphila, ha lanzado la campaña #SayHerName por la memoria de las mujeres cuyas vidas han sido tomadas por la violencia.

Mientras en la calle, algunos preguntan: ¿Por qué murio Nokuphila?

Por ser mujer.

Así de fácil y terrible.

El asesinato de Nokuphila fue un femicidio.

Era una mujer con toda la vulnerabilidad al aire, con la marginalidad disponible, cargando su opresión interseccional en las idas y vueltas por las esquinas de las calles de Woodstock, el distrito famoso por su vida bohemia, sus murales y su intelectualidad hipster.

“Era un puta” dicen en los medios. Como tantas que aparecen muertas en esta ciudad. “Una puta”. Sólo eso.

Nokhupila fue más que eso. Necesitamos feminismo para que se sepa, acepte y respete la verdad que los femicidios no nos quieren dejar ver: Las mujeres somos personas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s